Archivos para agosto, 2013

1justicia

Fuente || http://www.laverdad.es

Con un volumen de entrada de alrededor de 3.000 asuntos por año, el juzgado de Primera Instancia 11 de Alicante no dispone de un archivo suficiente para dar cabida a los expedientes que se generan. Tanto es así que los documentos se acumulan en las oficinas de los funcionarios, el magistrado y el secretario, además de en el pasillo de entrada de la sede judicial. Después de denunciarse públicamente esta situación, ahora se ha trasladado el caso ante la Agencia Española de Protección de Datos.

En concreto, el Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ) ha denunciado al director general de Justicia ante el organismo nacional. La posibilidad de alargar la mano y coger cualquier causa de la entrada ha llevado a la formación sindical a acudir a la Agencia de Protección de Datos para que se dé una solución lo más rápido posible. Los expedientes se encuentran en un dominio público, el pasillo de entrada al juzgado, que, en teoría, facilita mucho la tarea de llevarse a casa un legajo con documentación por cualquier interés.

El STAJ entiende, por tanto, que pueden existir indicios de que la falta de infraestructuras «en la que incurre la DGJ puede estar suponiendo el incumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD)», y que además «puede constituir, cuanto menos, una infracción administrativa». Es por ello que han presentado la denuncia solicitando la solución al problema de forma «urgente» y «la imposición de multa» en su caso.

En su reclamación, el STAJ critica que la excusa para no ampliar el archivo «es el dinero», pese a que «con una modificación presupuestaria» se podría solventar, mientras que existen «presupuestos para gastos innecesarios», apunta la formación del funcionariado.

Mientras tanto, los trabajadores han agudizado el ingenio para hacer más llevaderos los problemas de espacio. Podría incluso decirse que las mesas no necesitan patas para sostenerse, pues los legajos se amontonan bajo los escritorios.

El inconveniente radica en que en la batalla entre las piernas y los archivadores, el espacio lo gana la documentación. Además de las dificultades para tener las piernas bajo las mesas, otros han optado por llevarse sus propias estanterías para poder tener en orden los expedientes que deben consultar. El propio titular de Instancia 11, Javier Martínez, pidió el pasado mayo una solución, ya que «tenemos una responsabilidad de custodia de la información que guardamos». Por ello ha dado traslado a la administración de Justicia la problemática «en multitud de ocasiones», aun entendiendo las carencias económicas que atraviesa.

Creado en 2004, el Juzgado de Primera Instancia 11 se ubica en las dependencias más modernas de la capital alicantina. Aun con todo, parece que las dificultades de espacio no entienden de instalaciones de reciente creación, como ocurre en este caso.

Los funcionarios que deben tramitar cualquier caso lamentan las condiciones en las que han de desarrollar su trabajo, ya no solo por el hecho de tener que hacerlo rodeados de papeles, sino por las dificultades para acudir a consultar la documentación amontonada.

El delegado de Justicia en Alicante de CC OO, Jaime Martín, ya indicó que «el primer día prácticamente se colapsó el archivo». Algo normal si al juzgado se le asignó un espacio de dos estanterías en el archivo general de las dependencias de Pardo Gimeno. Ubicados en los sótanos, los juzgados suelen ocupar de forma individual o de dos en dos los almacenes. Sin embargo, en el caso de Primera Instancia 11 son tres los juzgados que comparten archivo.

El STAJ acusa directamente al director de Justicia de «falta de responsabilidad» para dar solución a esta circunstancia, «a sabiendas de la necesidad de estanterías en toda la provincia» y le acusan de que «no hace nada» para poner coto al problema de espacio que existe en los almacenes en la provincia de Alicante.

caprabo

Fuente || http://www.visualdatos.com

Para todos los establecimientos comerciales: ‘Cuidado con lo que tiras y cómo lo tiras’

En la localidad de Torredembarra, durante un control rutinario de la policía local, encontraron tirados en el vial de acceso de la A-7 material y tickets de compra de la empresa Caprabo.

Reportaron inmediatamente la información de la Agencia Española de Protección de Datos que inició un proceso sancionador a Caprabo por presunta infracción del artículo 9 de la LOPD (Seguridad de los datos) así como los artículos 92.4 y 97.2 (Medidas de seguridad aplicables a ficheros y tratamientos automatizados) del Real Decreto 1720/2007, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la LOPD, tipificados como graves, pudiendo ser la sanción de 40.001 a 300.000 euros.

Después de notificar a Caprabo el citado acuerdo de inicio de procedimiento sancionador, reconoce voluntariamente su responsabilidad por la infracción imputada, solicitando se imponga una sanción por el importe mínimo establecido para infracciones leves, alegando lo siguiente:

  • Carácter no continuado de la infracción.
  • Que cumplen con las condiciones de seguridad establecidas reglamentariamente.
  • El volumen de tratamientos efectuados fue mínimo y afectó solamente a datos de carácter básico (Nombre y apellido del dependiente y del cliente, así como la firma de este último).
  • La entidad actuó con la rapidez suficiente para evitar el acceso a la información por parte de terceros.
  • Dispone de procedimientos relacionados con el archivo y custodia de la documentación.

Una vez comprobadas las alegaciones de Caprabo y teniendo en cuenta la ausencia de intencionalidad y de reincidencia, así como el volumen de tratamientos efectuados, que resultó mínimo, el Director de la Agencia Española de Protección de Datos resolvió imponer una multa de 3.000 euros al establecimiento.